Press "Enter" to skip to content

El “flechazo” naranja del candidato

Resulta realmente impactante ver al periodista, al excompañero de El Periódico de Aragón y al excolega de tertulias en Aragón TV dirigiéndose desde el estrado con el traje puesto de candidato a presidir el Gobierno de Aragón y con el hashtag de fondo: #Aragón naranja.

Impacta aún más oír de su boca que Ciudadanos le ha abducido, que ha sucumbido a su “flechazo” y que apenas hace unos meses cayó rendido a los pies del partido naranja, “un buen color que nos favorece”. “Como en la canción de Amaral, nos conocimos en enero, pero no nos dejamos  en febrero”, sino que la relación se consumó poco tiempo después en Teruel. Y así, en  “la ciudad del amor y de los amantes”, Daniel Pérez y Ciudadanos se cogieron de la mano para emprender una vida en común hasta la cita con las urnas del 26 de mayo.

Y todavía es más sorprendente conocer que Dani había experimentado una catarsis interna hasta que Ciudadanos se cruzó en su camino, momento que aprovechó “para abandonar mi zona de confort y coger el toro por los cuernos”.  “Para mí, ha sido como un traje a medida”.


Fue un acto de baja intensidad, poco vibrante y muy alejado del frenesí propio de un mitin electoral.

Ayer martes, festivo en Zaragoza, mientras el Tío Jorge se llenaba de reivindicaciones ciudadanas, Daniel Pérez protagonizaba la puesta de largo en sociedad de su candidatura en un “acto ciudadano”. Sus primeras palabras fueron para confesar que estaba de “subidón”, sin duda por los nervios por su estreno más que por el calor humano, porque lo cierto es que fue un acto de baja intensidad, poco vibrante y muy alejado del frenesí propio de un mitin electoral. Apenas 450 personas ocuparon tres cuartas partes del coqueto auditorio, situado en la planta calle del World Trade Center.

Entre los asistentes, diputados de Cs en las Cortes; Joaquín Moreno, alcalde de Utrillas, a la cabeza de una delegación de Compromiso con Aragón, partido que decidió dar el salto a Cs, y Pilar Muro –viuda de Publio Cordón– que se sentó en primera fila y que recibió el saludo cariñoso de un juvenil Rivera, vestido con americana y sin corbata, instantes antes de subir al estrado y proclamar solemnemente la vuelta al centro político de la formación naranja y llamando al voto de los desencantados del PP y de los socialistas que no quieren que Pedro Sánchez pacte con los separatistas. Rivera llegó incluso a sugerir al socialista Javier Lambán que deje de apoyar a su líder.

“He encontrado un lugar donde sentirme orgulloso de mi país sin que me llamen facha y no tener que pedir perdón por eso”, aseguró el candidato aragonés entre aplausos. Y ese lugar, aseveró, es Ciudadanos.

Please follow and like us:

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *