Press "Enter" to skip to content

La foto

La derecha está muy dolida con el PAR. Considera que le ha traicionado. Luisa Fernanda Rudi, por ejemplo, estuvo el jueves en la sesión de apertura de la décima legislatura autonómica y mostró su disgusto con sus exsocios al cruzarse en los pasillos de las Cortes con el aragonesista Clemente Sánchez Garnica. “Sólo te digo que estoy muy sorprendida”, le reprochó con cara de muy pocos amigos. El aragonesista la miró, no dijo nada, pero debió pensar que, dijera lo que dijera la ex líder popular, la suerte estaba echada desde la misma noche de las elecciones autonómicas y municipales.

Porque mientras que Partido Popular y Ciudadanos iniciaban su coqueteo en público sin esconderse de las miradas de la prensa, el PSOE focalizó toda su estrategia en buscar los favores del PAR, cuyos tres diputados tenían y tienen la llave del Pignatelli.

Javier Lambán, un dirigente curtido en maniobras políticas desde sus tiempos en la Diputación Provincial de Zaragoza,  logró sin ruido, ni cámaras ni focos la foto que ansiaba.  Sorprendió con su acuerdo de gobernabilidad con el aragonesista Arturo Aliaga y descolocó a los partidos de derechas, que hasta entonces habían ofrecido una imagen de cierta soberbia y de tener todo controlado.

En el arranque de la nueva legislatura, pudimos ver muchas caras nuevas, con una media de edad de los diputados que no supera los 47 años. La Cámara más paritaria de la historia es también la más fragmentada, con ocho fuerzas políticas, que, por primera vez, cubren todo el espectro político, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha.

Y pudimos ver una foto que bien podría ser una premonición: El bloque de la izquierda votó junto al PAR a favor de la elección de Javier Sada como nuevo presidente de las Cortes. ¿Se repetirá la misma votación en la más que probable investidura de Javier Lambán?

En el PSOE existe confianza absoluta en que el objetivo de alcanzar el Pignatelli es cuestión de días y de que en la foto final junto a Lambán estarán PAR y CHA. Ese sería el Gobierno deseado por los socialistas.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *