Pulsa “intro” para saltar al contenido

Aragón propone un pacto con los medios de comunicación sobre el tratamiento de las noticias de suicidios

La plataforma de asociaciones y de familias de personas con trastornos mentales advierte que el Plan de Salud Mental 2022-2025 sometido a consulta ciudadana es “una declaración de intenciones” y no incorpora “una inversión potente” en personal e infraestructuras

El Gobierno de Aragón quiere que los medios de comunicación jueguen un papel activo en la disminución de las tentativas y de la elevada mortalidad por suicidio en la Comunidad. El objetivo del cuatripartito que lidera el socialista Javier Lambán se centra en modificar las actitudes sociales antes las conductas suicidas con “difusión de información adecuada” y campañas de sensibilización social. Por ello, se propone alcanzar un pacto sobre el tratamiento mediático del suicidio con las asociaciones de periodistas y empresas de comunicación de Aragón,  en sintonía con las directrices de la OMS, que recomienda huir del sensacionalismo y resaltar los ejemplos de personas que han superado circunstancias adversas. 

El Plan de Salud Mental 2022-2025, que todavía se encuentra en fase de consulta ciudadana y aún le queda por recorrer un largo camino burocrático hasta su aprobación definitiva, plantea un listado de líneas estratégicas que abordan cuestiones que todavía siguen siendo las grandes carencias asistenciales, según han denunciado en reiteradas ocasiones las asociaciones y colectivos que luchan por mejorar la asistencia a los enfermos con problemas mentales.

El  borrador, de apenas once páginas, define diferente líneas estratégicas: mayor colaboración y coordinación con la red Atención de Primaria; mejora de la atención a las personas con trastornos mentales;  prevención, identificación y tratamiento de las enfermedades mentales en la infancia y la adolescencia; tratamiento de las adicciones; prevención, detección precoz y atención a la conducta suicida y, finalmente, mayor coordinación entre las diferentes instituciones que tratan estas patologías.

Un texto muy genérico

Según Alberto Hernández, presidente del Teléfono de la Esperanza en Aragón y portavoz de la plataforma que agrupa a colectivos pro salud mental, el texto elaborado por el Gobierno de Aragón es “una declaración de intenciones” y “falta concreción”. En el documento, no se especifica cuánto dinero se destinará anualmente al Plan ni tampoco se detalla nada sobre el tema de la falta de personal y de infraestructuras. Así por ejemplo, en el apartado estratégico referido a la salud mental en la infancia y la adolescencia, el documento propone como actuaciones más destacadas la creación y apertura de un centro residencial y hospital de día, así como la ampliación de camas de unidad de corta estancia hospitalaria en régimen semiabierto, pero sin especificar nada más (inversión prevista, ubicación, personal necesario…) 

Varias asociaciones que han intervenido en los talleres participativos programados en la discusión del plan lamentan que las actuaciones previstas ponen el acento exclusivamente en los tratamientos farmacológicos, en detrimento de los tratamientos sicológicos y la integración social.

“Necesitamos una inversión potente y en el documento no lo vemos por ningún lado”, subraya Hernández. La Plataforma estima prioritario, además de multiplicar el dinero público a la salud mental y que aparezca reflejado en el documento, la creación de “unidades específicas para atender las diferentes patologías”.

Se suicida una persona cada tres días

El plan, que incluye, también objetivos generales, específicos y actuaciones, aborda de forma amplia el tema del suicidio, un fenómeno que desde hace tiempo es la primera causa de muerte no natural en nuestro país. Se suicida una media de 10 personas cada día. Hay más suicidios que muertes en carretera. Y en Aragón, se suicida una persona cada tres días. 

Además de promover un compromiso con los medios de comunicación en la aplicación de una guía de buenas maneras sobre el tratamiento mediático del suicidio, otras actuaciones señalan de forma genérica la elaboración de campañas divulgativas, la formación continuada de profesiones en materia de salud mental y de prevención del suicidio, elaboración de un procedimiento de notificación de los sitios de  internet con contenidos que incitan al suicidio e implantación de un código de alerta sanitario sobre tentativas suicidas. “El suicidio es mucho más que un problema de salud mental”, advierte Alberto Hernández, quien reivindica que el fenómeno del suicidio no se aborde “como un compartimento estanco” porque debe haber una coordinación entre Servicios Sociales, Educación, Salud Mental y Salud Pública. El presidente del Teléfono de la Esperanza en Aragón recuerda el caso de Finlandia, en donde han bajado los casos de suicidio porque “se ha logrado parar lo que denominamos sociedad del sprint y han prestado una prevención integral”.

La plataforma de colectivos de apoyo a la salud mental, que en diciembre salió a la calle en Zaragoza a denunciar la falta de medios y el olvido de la Administración autonómica, está integrada por la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Zaragoza, Asociación de Pacientes de TCA, Asociación de Familiares de Adolescentes con Trastorno Alimentario y/o conducta, La Barandilla, LIANA, Paso a Paso Aragón, TCA Aragón, Fundación APE, Teléfono de la Esperanza, Toc Zaragoza y Familiares de Pacientes con TLP.

Artículo publicado en el Diario.es Aragón

¿Quieres compartirlo y seguirme?