Pulsa “intro” para saltar al contenido

El Justicia necesita que lo protejan… de los partidos

Hace casi 20 años que Fernando García Vicente es el Justicia de Aragón. Fue elegido por unanimidad de las Cortes autonómicas el 20 de mayo de 1998 siendo Santiago Lanzuela presidente del Gobierno de Aragón. Durante las dos décadas que lleva en el cargo, García Vicente ha logrado asentar la institución y se ha convertido en el altavoz de los más débiles frente a los desmanes de la Administración. Ha cumplido con creces la misión que tiene asignada la institución, pero lleva más de tres años en funciones por falta de acuerdo de los partidos políticos a la hora de elegir a un sustituto.  Desde 2014 está a la espera de ser sustituido.

¿Y cómo se elige? Para la designación del Justicia de Aragón se necesita el voto favorable de las tres quintas partes de los 67 miembros de la Cámara. 40 diputados.  PP (21), PSOE (18), Podemos (14) PAR (6) Ciudadanos (4) Grupo Mixto (3). Es decir, PP y PSOE y un tercer partido  necesitan ponerse de acuerdo para que prospere una candidatura. A día de hoy, han sonado muchos nombres, pero ninguno es oficial. Unos y otros se miran de reojo a la espera de mover ficha. Nadie la mueve. Y lo que es más preocupante: no parece que tengan prisa en hacerlo.

Interinidad insostenible

Esta situación de interinidad no se puede sostener por más tiempo. Supone despreciar a la institución  del Justicia,  la tercera autoridad de Aragón, por detrás del presidente del Gobierno y las Cortes. Es por eso que los grupos políticos deberían alcanzar un candidato de consenso lo antes posible, antes de que acabe el año, y evitar que la elección del sustituto de García Vicente se convierta en un intercambio de cromos en el que tengan cabida también la renovación de los responsables de  la Cámara de Cuentas y la designación del sustituto del actual director general de la Radio Televisión de Aragón.

La función principal del Justicia es proteger y defender los derechos individuales y colectivos de los ciudadanos frente a las actuaciones irregulares de las Administraciones Públicas. Y es ahora la Institución la que necesita que la protejan de los políticos.

 

¿Quieres compartirlo y seguirme?

Deja el primer comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *