Pulsa “intro” para saltar al contenido

Cortes de Aragón: la voz de más de un millón de ciudadanos

Apenas hay una treintena de pasos entre el hemiciclo de las Cortes y la cafetería. Es un espacio amplio y diáfano. Cada paso rompe el silencio de una estancia que en los días de pleno se llena de conversaciones a media voz. La mayoría de acontecimientos y acuerdos de la historia autonómica de Aragón se han alcanzado entre las cuatro paredes del Salón San Jorge, como también en los pasillos que rodean el hemiciclo y en las numerosas estancias que esconde el laberíntico Palacio de la Aljafería, testigo mudo de un sinfín de negociaciones y también, cómo no, de conspiraciones de toda índole. Sin olvidar tampoco la cafetería, lugar por excelencia de conversación cordial y distendida de diputados, sin importar cuál sea el color político.

El Palacio de la Aljafería, declarado Monumento Histórico Artístico desde 1931, también llamado en su tiempo Palacio de la Alegría, fue construido en la segunda mitad del siglo XI y es la actual sede de las Cortes de Aragón, la institución que recoge la soberanía de los aragoneses y el foro por excelencia de debate sobre aquellas cuestiones que más afectan a los ciudadanos: sanidad, educación o servicios sociales. Allí nacen las leyes, las propuestas y las mociones de control e impulso de la acción del Gobierno. En las diez legislaturas transcurridas desde 1983, la institución ha sido presidida por Antonio Embid (PSOE), Juan Monserrat (CDS), Ángel Cristóbal Montes (PP), Emilio Eiroa (PAR) José María Mur (PAR), Francisco Pina (PSOE), José Ángel Biel (PAR), Antonio Cosculluela (PSOE), Violeta Barba (Podemos) y Javier Sada (PSOE).

Duelo Montes-De las Roces

Los 67 escaños del hemiciclo han albergado debates intensos, como los que a menudo protagonizaron el aragonesista Hipólito Gómez de las Roces y el popular Ángel Cristóbal Montes, dos de los mejores oradores que han pasado por la Cámara; sesiones tan polémicas como el debate y votación de la única moción censura en 40 años de autonomía y que triunfó en 1993 con el apoyo de un tránsfuga; plenos históricos de investidura de los presidentes de Aragón; debates presupuestarios e incluso protestas de colectivos  y asociaciones de todo tipo. En el Salón San Jorge se instalaron las capillas ardientes de José Antonio Labordeta, Chesús Bernal y Manuel Giménez Abad. Este último asesinado por ETA, mientras que los dos anteriores fallecieron a causa del cáncer.

La primeras Cortes se constituyeron el 20 de mayo de 1983 en el Palacio de la Lonja de Zaragoza, días después de la victoria socialista en las elecciones autonómicas y fue en Calatayud donde se reunieron los nuevos diputados para elegir al socialista Santiago Marraco como primer presidente del Aragón autonómico. Las Cortes celebraron inicialmente sus sesiones plenarias en el salón de actos de la sede del Colegio de Abogados de Zaragoza hasta que el 6 de julio de 1987 se ubicaron en su actual emplazamiento.

Más competencias, igual a más trabajo

A lo largo de las diez legislaturas, la labor parlamentaria se ha intensificado a medida que la comunidad ha ido ganando poder competencial y se ha profesionalizado el trabajo de los parlamentarios, la mayoría con dedicación exclusiva. En la primera legislatura, por ejemplo, se presentaron más de 600 iniciativas, entre peticiones de comparecencia de miembros del Gobierno, interpelaciones, proposiciones no de ley, mociones y preguntas. En los tres años transcurridos en esta legislatura, se supera esa cifra exclusivamente con las peticiones de comparecencia. Hasta ahora, el Gobierno del cuatripartito ha logrado el visto bueno de las Cortes a quince leyes y hay otros siete proyectos de ley que se encuentran en tramitación. Y como consecuencia del COVID, se ha disparado hasta la veintena el número de decretos leyes con medidas urgentes económicas y de confinamiento para hacer frente a la pandemia.

Además del cada vez más intenso trabajo parlamentario, el Parlamento ha apostado por la transparencia y las nuevas tecnologías con la web que publica la agenda diaria y la actividad que se realiza, así como también los principales datos económicos (asignaciones que recibe cada parlamentario, subvenciones asignadas a los grupos, presupuesto de la institución, saldo de las cuentas corrientes del Parlamento…) De forma paralela, la Aljafería se ha reafirmado como un importante polo de atracción turística. En 2021, batió el récord de visitantes con más de 100.000 a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia.

Las actuales Cortes de Aragón son las más plurales de la historia. Ocho partidos conviven en una institución en la que los pactos y el diálogo están necesariamente a la orden día. Solo así, con diálogo, Aragón ha logrado avanzar en sus 40 años de autonomía.

Artículo publicado en El Periódico de Aragón

¿Quieres compartirlo y seguirme?

Deja el primer comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *